Saltar menu

Los Muelles de Maliaño y Raos

El tráfico fundamental de los puertos comerciales lo constituyen las mercancías. En la visita a las instalaciones del Puerto de Santander, podrás observar el embarque, desembarque y almacenamiento de distintos tipos de mercancías. Unas pueden resultarte muy familiares, ya que puedes estar habituado a verlas con relativa frecuencia tal y como las encontrarás en el Puerto. Este es el caso del carbón o los automóviles. Otras mercancías, casi con seguridad, será la primera vez que las veas y, posiblemente, ignores que utilidad tienen, aunque seguro que también mantienen una relación más o menos directa con tus necesidades.

Foto del Puerto de Santander
Panorámica del Puerto de Santander

Las Mercancías

Los cargamentos de mercancías se miden generalmente por su peso, y dada la gran cantidad que de ellas se transporta, la unidad de medida más comúnmente utilizada es la tonelada*. En el Puerto de Santander anualmente se mueve una cantidad superior a 4,5 millones de toneladas, y se utilizan dos grandes áreas a su servicio: los muelles de Maliaño y Margen Norte, y las instalaciones del complejo portuario de Raos.

Una cuestión muy importante en la que debes fijar tu atención cuando observes las mercancías presentes en el Puerto, es la forma externa de su presentación. Es decir, si disponen o no de algún tipo de embalaje, o aparecen individualizadas en unidades sueltas o piezas concretas. Estas distinciones son importantes, ya que dependiendo de ellas, las mercancías requerirán tanto de buques específicos para ser transportadas, como de diferentes instalaciones y medios especializados para ser cargadas o descargadas y almacenadas en el Puerto. Teniendo esto en cuenta, en los puertos, las mercancías se dividen en tres grandes grupos:

Los graneles líquidos

Son aquellas mercancías no envasadas que, como indica su nombre, se presentan en forma de fluído. Como ejemplos significativos de este tipo de mercancías podemos mencionar los productos petrolíferos, el gas-oil, algunos productos químicos y los gases licuados.

Los graneles sólidos

Al igual que los graneles líquidos, son mercancías no embaladas pero, en contraste con éstas, se presentan en forma de materia consistente y suelta. Ejemplos característicos de este grupo de mercancías son los minerales, el carbón, los cereales, la chatarra, los abonos y fertilizantes, o el cemento.

La mercancía general

A diferencia de los graneles líquidos y sólidos, la mercancía general se presenta en forma de bultos individualizados, ya sean éstos paquetes, sacos, cajas, contenedores, remolques u otro tipo de envases o embalajes, y que pueden contener productos como cemento, azúcar, materiales químicos, etc. También se considera mercancía general a la que se presenta en unidades sueltas, como la maquinaria, los automóviles, los troncos y "pallets" de madera, los tubos de hierro, las bobinas de papel, los rollos de alambrón, etc. En definitiva, un grupo muy heterogéneo de productos, que generalmente han sufrido algún tipo de manufacturación.

Cabotaje y exterior

También es importante conocer la procedencia o destino de las mercancías que transitan por el Puerto. Al tráfico de mercancías que llegan o se envián a otros puertos de un mismo país se le denomina "cabotaje". Si el tráfico tiene como origen o destino puertos de otros países, es decir, que tiene carácter internacional, se le denomina "exterior"

volver  subir

Foto del Puerto de Santander
Panorámica del Puerto de Santander

Los buques mercantes

Los barcos son los vehículos que permiten el transporte marítimo de las mercancías. Los rasgos que definen a un buque mercante, y que son muy importantes a la hora de organizar su entrada y estancia en los puertos, son sus dimensiones y su capacidad. Las dimensiones fundamentales del barco son la eslora, o longitud del barco medida entre proa* y popa*; la manga o anchura máxima del barco; el puntal o dimensión vertical del casco, medida entre el fondo del buque y la cubierta superior; y el calado o distancia entre el fondo del barco y el plano de flotación. Para establecer la capacidad de un buque se utilizan distintas medidas. Las más comunes se denominan arqueos*. El arqueo bruto o registro bruto (TRB) de un barco puede definirse como el volúmen interno del casco hasta la última cubierta cerrada. Se expresa en toneladas Moorson de 100 pies cúbicos ingleses, equivalentes a 2,832 m3.

Transporte de fluidos

Después de la Guerra Mundial, la construcción de navíos progresó muy rápidamente, y los buques, que antes servían para transportar cualquier producto, se fueron especializando y adaptando a los distintos tipos de mercancías que se movilizan en el transporte marítimo, dando lugar a una gran variedad de buques. Los barcos mercantes que recalan con más frecuencia en el Puerto de Santander, según el tipo de mercancía que transportan, son los siguientes:

Transporte de graneles

Los barcos que se destinan al transporte de mercancía a granel (cereales, carbón, minerales, etc.) son conocidos como Graneleros o "Bulk-carriers". En ellos la mercancía viaja en las bodegas, que son los espacios situados bajo la cubierta del buque a los que se accede mediante las escotillas, que son unas aberturas rectangulares situadas en la cubierta del buque.

Transporte de mercancía general

Los buques dedicados al transporte de mercancía general son los más especializados. Los clásicos buques de "carga general" han ido reduciendose en número. Este tipo de buques ha ido dando paso a barcos especializados como los portacontenedores, especialmente diseñados para el transporte de este tipo de mercancías, o los transbordadores, en los que la mercancía se embarca o desembarca mediante vehículos con ruedas (camiones, tractores, carretillas) a través de las rampas situadas en los mueles y las compuertas con las que cuenta el buque en la proa, la popa o en sus costados. A este grupo de barcos pertenecen los ferries, los barcos "ro-ro", o los "car-carriers", especializados en el transporte de vehículos.

volver  subir

Foto del Puerto de Santander
Panorámica del Puerto de Santander

La tripulación

Para que los buques puedan navegar y trasportar mercancías, necesitan de una tripulación que, dependiendo de las características del barco, podrá ser más o menos numerosa. En todo caso, la máxima responsabilidad y mando la ostenta el capitán*, que coordina las dos secciones en las que se organizan las tareas a bordo: cubierta y máquinas.

Sección cubierta

Su responsable es el Primer Oficial de Puente o Cubierta. Las labores que desarrolla el personal de esta sección están relacionadas con el mantenimiento y conservación de los espacios de carga, los medios de carga y descarga, los sistemas de atraque y desatraque y de navegación y gobierno del barco, las comunicaciones con Tierra, la conservación del casco del buque, o la organización de tareas tales como la cocina, la limpieza de camarotes, los aprovisionamientos, etc. Además de los oficiales, las profesiones más frecuentes en esta sección son el radiotelegrafísta, el contramaestre, los marineros, los cocineros, camareros, etc.

Sección de máquinas

El responsable de esta Sección es el Jefe de Máquinas. Los trabajos que en ella se efectuan están relacionados con el mantenimiento, conservación y manejo del sistema de propulsión del barco y de sus equipos auxiliares. Junto a los oficiales de esta sección las profesiones más comunes son las de caldereros, electricístas, engrasadores, etc.

volver  subir

Foto del Puerto de Santander
Panorámica del Puerto de Santander

El transbordo de la mercancía

Una vez que el buque está atracado en el muelle correspondiente, se inician las operaciones que facilitan el paso de las mercancías a tierra o viceversa. Estas labores de manipulación de la mercancía pueden ser agrupadas en trés denominaciones: La "estiba y desestiba", la "carga y descarga" y el "almacenamiento".

Fase 1. La estiba y desestiba

Se denominan así a los movimientos que se realizan con la mercancia en el interior del buque, tanto para distribuirla y acomodarla en sus bodegas y cubiertas (estiba), como para situarla en posición de ser descargada a tierra (desestiba). Esta labor se observa con mayor claridad en la manipulación de la "mercancía general", mientras que en los "graneles sólidos" y "graneles líquidos" esta actividad prácticamente se funde con la de carga y descarga.

Fase 2. La carga y descarga

Se designan así al conjunto de maniobras necesarias para el traslado de la mercancía desde el muelle hasta su entrada en la bodega del barco (carga), o viceversa, el transbordo de la carga del buque a tierra (descarga). El medio más frecuente para efectuar estas tareas, en el caso de "mercancía general" y los "graneles sólidos", son las grúas*, que pueden adaptarse a las condiciones de las mercancías mediante accesorios intercambiables tales como "ganchos", "cucharas", "pulpos" o "imanes". También existen grúas especializadas, como las que se utilizan para cargar y descargar contenedores. Otros medios de carga y descarga que podrás observar en tu visita el Puerto, son las rampas o pasarelas para el tráfico "ro-ro", las "torres de succión" o "chuponas" dedicadas a la carga y descarga de cerales, y las "cintas transportadoras". Para carga y descarga de los "graneles líquidos" se utilizan tuberias. A través de ellas los fluídos son bombeados desde los depósitos del buque a los tanques de almacenamiento en tierra o viceversa. Estas operaciones suelen efectuarse en terminales específicas a las que se denomina pantalanes*.

Fase 3. El almacenamiento

En muchas ocasiones, las mercancías precisan ser almacenadas en el Puerto en espera de ser cargadas en los buques, o de ser transportadas por tierra a sus lugares de destino. Para atender estas necesidades, el Puerto dispone de zonas preparadas especialmente para el depósito de las mercancias. Muchos de estos espacios de almacenamiento están al aire libre, y se les denomina campas. Para proteger de la intemperie a determinadas mercancías se utilizan depósitos cubiertos, que reciben el nombre de tinglados y almacenes. También existen edificios construídos especialmente para el almacenamiento de mercancías muy concretas, como los silos, en los que se guardan productos tales como el cemento, granos, etc., o los tanques, en los que almacenan productos en estado líquido.

volver  subir

   

 Servicios Online

Cámaras|Buques|>Home|Meteo
Ministerio de Fomento. Se abrirá una ventana nueva.   Certificados ISO-9.001 e ISO-14.001. Se abrirá una nueva ventana.   Año Jubilar Lebaniego