Imagen Ampliada
Bernat López, a su llegada al Palacete